Las clásicas semillas de marihuana por fotoperiodo. Esta variedad de cannabis es quizás la más conocida por los cultivadores de la vieja escuela. El ciclo de vida sigue un período regular con la necesidad de alternar 18 horas de luz y 6 de oscuridad durante el crecimiento vegetativo. En cambio, para desencadenar la floración es necesario acortar las horas de luz, en cultivo exterior este proceso comienza de forma natural con la llegada del otoño. Como regla general, las variedades de cannabis fotoperiódicas tienen un nivel medio de THC más alto que el cannabis autofloreciente. Incluso el entrenamiento más intensivo es muy bien tolerado por estas cepas, lo que aumenta significativamente el rendimiento de estas variedades. No olvidemos que las variedades de fotoperiodo son las más adecuadas para tomar clones, gracias a la dependencia del ciclo de luz podemos mantener una planta en estado vegetativo prácticamente de forma perenne.

Main Menu